domingo, 15 de enero de 2017

La abstinencia sexual involuntaria puede generar depresión


Una enfermedad, la viudez, el divorcio, entre otras circunstancias, obligan a determinadas personas a vivir un celibato involuntario. Redacción Séptimo Día Por diferentes motivos —viudez, divorcio o enfermedad— las personas se ven obligadas a llevar un celibato involuntario; un ayuno sexual que puede prolongarse por meses y años. Como lo indica un estudio desarrollado por el Instituto de Urología y Sexología de Chile, la abstinencia sostenida puede evidenciar debilidades ya presentes en la personalidad de cada individuo: si tiende a despreciarse, deprimirse, emocionarse negativamente o aislarse de sí mismo, el ayuno sexual amplifica estos riesgos. 

Lo más complejo de la abstinencia es perder la cercanía física y la intimidad con la pareja. Por eso, para el médico ecuatoriano Eduardo Tigua, cuando la abstinencia no se produce por voluntad propia, las personas encuentran placer en otras actividades: práctica deportiva, estudios, turismo, reuniones sociales, entre otras. “La abstinencia no tiene por qué afectar ni en lo psicológico ni en lo físico. Aun así, cuando es forzada, porque el individuo enviudó o se divorció, puede acarrear problemas, pero no hay que olvidar que la masturbación es un sucedáneo con el que el individuo, sea hombre o mujer, alcanza placer”. Según el especialista, cuando hombres o mujeres se deprimen, el deseo sexual disminuye de manera significativa, pero no es mandatorio que las personas que enviuden dejen de tener relaciones íntimas, porque en algún momento pueden encontrar una pareja.   
¿Vivir sin sexo es posible? 
Tigua, psicólogo y psiquiatra, considera que el sexo no es necesario para sobrevivir, pero afirma que para la mayoría de las personas resulta imprescindible, porque lo asumen como un complemento a su felicidad. Si bien la viudez o la falta de pareja obligan a las personas a  interrumpir su vida sexual, también hay casos en los cuales las personas se abstienen de practicarlo, porque no les gusta su cuerpo y temen mostrarlo. Sandra M., quien pidió la reserva de su apellido, cuenta que hasta ahora ha tenido experiencias negativas durante sus relaciones sexuales y lo atribuye a su sobrepeso. “En una ocasión, la persona con la que estuve me dijo que si quería volver a estar con él tenía que preocuparme más por mi figura”. Hay especialistas —como la española 

Rosa Sanz— que aseguran que la autoestima y el estado anímico también se ven afectados cuando la persona no alcanza el bienestar sexual. Si bien el celibato involuntario no afecta a todas las personas de la misma forma, es probable que tenga un efecto visible en el día a día, porque —según Sanz— el sexo ayuda a las personas a desahogarse. Hay investigaciones que sostienen que quienes no lo practican durante tiempos prolongados sufren más problemas para enfrentarse a situaciones estresantes. “La falta de sexo genera sensación de culpa y disminuye los niveles de oxitocina y otras hormonas relacionadas con los sentimientos de unión y felicidad con los demás”, advierte una investigación desarrollada por el Centro de Salud Sexual de la Sociedad Española de Médicos. “Lo que está claro en la práctica clínica es que esa carencia repercute en la salud de quienes desean mantener relaciones sexuales, pero no pueden tenerlas”, detalla el estudio. 


La guayaquileña Beatriz Gómez Sarmiento, psicóloga especializada en temas de sexualidad, dice que cuando las personas no tienen pareja por un largo período y no la encuentran, se ven obligadas a llevar un ayuno sexual involuntario que puede desencadenar en frustración. “Incluso hay personas que se cuestionan sobre si la razón de no tener pareja es porque no son atractivas, entonces su autoestima disminuye”. Gómez destaca los beneficios de tener una relación sexual activa y satisfactoria: “Las relaciones íntimas disminuyen el estrés, relajan y, por supuesto, unen más a la pareja, porque mediante ellas los individuos expresan con su cuerpo lo que sienten por su pareja”. (I) Datos Según un estudio de  neuropsicología del Hospital Real de Edimburgo, tener relaciones sexuales tres veces por semana ayuda a rejuvenecer dándole a la persona la apariencia de tener entre 7 y 12 años menos. La abstinencia es definida por los sexólogos como la “no utilización de los genitales para la actividad sexual”. La abstinencia sostenida puede evidenciar debilidades ya presentes en la personalidad de cada individuo. (I)

sábado, 14 de enero de 2017

Life Lessons From 100-Plus-Year-Olds



By Dr. Mercola
Age is just a number, and this is clearly evident in the lives of the three centenarians interviewed in the LifeHunters video above.
Each has his or her own story — Clifford Crozier, born in 1915; Emilia Tereza Harper, born in 1913; and John Millington Denerley, born in 1914 — but you'll notice a certain "je ne sais quoi" that they all seem to share.
Positivity and strength are certainly apparent, along with a will to live and a continued interest in and curiosity about the world around them.
Even as times changed, these people kept on living, adapting to and welcoming the new phases of their lives. It's this fortitude and emotional resilience that has likely played a major role in their longevity.

Emotional Resilience and Optimism Help You Stay Young at Heart

Each of the centenarians in the video look far younger than their chronological years, and they certainly don't act their age (who knows how a 100-year-old is "supposed" to act anyway). Their positive attitudes undoubtedly are to credit for helping them stay young at heart, and research backs this up.
In a study of 100 seniors (average age of 81), those who were exposed to implicit positive messages (words like creative, spry and fit) experienced gains in their physical strength.1
It's evidence that your mind truly does have power over your body, and all of the centenarians interviewed exemplify this. If you believe your body and mind will fail you as you age, it may very well follow suit.
But the opposite also holds true, especially if your positive mindset is combined with the basic requirements for healthy living (like good sleepfresh healthy food and staying active).
The majority of centenarians report feeling about 20 years younger than their chronological age, and their mindset has a lot to do with this self-perception.
Though Denerley is 102, for instance, he states that he feels like he's 69 or 79. There's a good chance, too, that if you were to evaluate his biological age, it would be closer to how he feels than to his actual chronological age.
Interestingly, experts also agree that using acceptable biomarkers to determine biological age (such as blood pressure, muscle power, skeletal mass and fitness indicators) would be a better indicator of lifespan than chronological age.2

Centenarians Eat Real Food

Notably, none of the centenarians were self-proclaimed health nuts, but they do understand the value of eating real food. There was no other option when they were born, after all. As Harper noted, she grew up eating home-cooked food. What else was there?
And more than that, her family grew their own food as well. Everything they ate was taken fresh from their garden, prepared and then put onto their plates.
In 2017, the notion of eating home-grown, home-cooked food has become more of a novelty than a norm for many people, but reverting back to this traditional way of eating is the best route for health and longevity.
The simple act of eating whole food is a theme common to centenarians (even if their diets aren't "perfect," like Crozier's apparent fondness for whiskey on occasion).
Emma Morano, who, at 116, is the oldest person in the world, similarly shared with news outlets one of her dietary secrets: three eggs (two of them raw) and raw minced meat daily.3
Aside from what to eat, many centenarians also mention the importance of variations of intermittent fasting, i.e., not overeating, eating only once a day or, in Morano's case, having only a light dinner.
In Okinawa, Japan, which has an unusually high concentration of people who live to 100 and beyond, hara hachi bu, or eating until you're only 80 percent full, is said to be an important factor in longevity.4

Strong Relationships, Fond Memories and Living in the Moment

Another common thread among the centenarian trio? Strong, positive relationships. Each spoke fondly of their marriages which, though their spouses had passed decades earlier, still offered them fond memories. Each also was able to look back on their life experiences and relationships with appreciation and gratitude.
This, too, is backed up by science, with research showing that the types of social relationships someone enjoys — or doesn't — can actually put them at risk for premature death. In fact, researchers found a 50 percent increased likelihood for survival for participants with stronger social relationships.5
Harper, in particular, explained that she was able to live happily because she had a lifetime of memories to fall back on. It's important to remember this — that experiences tend to make us happier than possessions.
The "newness" of possessions wears off, as does the joy they bring you, but experiences improve your sense of vitality and "being alive" both during the experience and when you reflect back on it.
In addition, most centenarians, regardless of their health status, tend to have positive attitudes, optimism and a zest for life. In the video, you'll notice the trio make mention of living in the moment, living for the day and having no regrets.
These are people who, despite having more than 100 years of "past," are living very much in the present, not dwelling on what they have lost but appreciating all the living they have done (and have yet to do).
Also noteworthy, none of them has plans to go anytime soon. Each speaks of feeling strong and expects to continue living each day to its fullest. They are active — physically, mentally and socially. This, too, will only help them to stay young and healthy.

Helping Others Will Come Back to You Hundreds-Fold

Harper also spoke of the importance of being kind and helping those around you. This is a life lesson worth learning, as doing good deeds helps others in need while providing a natural mood boost for you.
Volunteering, for instance, can lower your risk of depression and anxiety and even boost your psychological well-being.6,7 Not only does it keep you active and on your feet, but there's a definite social aspect as well, both of which contribute to happiness and longevity.
Volunteering to help others also gives you a sense of purpose and can even lead to a so-called "helper's high," which may occur because doing good releases feel-good hormones like oxytocin in your body while lowering levels of stress hormones like cortisol. Personality traits can also affect your longevity, which may also be playing a role in the centenarians interviewed.
Having a sense of purpose and staying productive, for instance, have been shown to promote longevity in The Longevity Project, a Stanford study spanning 80 years.8 Conscientiousness, specifically, was identified as a marker for longevity. The reason for this, the researchers believe, is because conscientious behavior influences other behaviors.
For example, conscientious people tend to make healthier choices, such as avoiding smoking and choosing work they enjoy and life partners they get along with — factors that can have a significant impact on their stress level and general contentment. Conscientious people also tend to be more productive, even past conventional retirement age, and tend to regard their work as having purpose.
The Longevity Project dismisses the idea that hard work will kill you early. On the contrary, those who stay productive and work hard all their lives actually tend to be happier, healthier and more social compared to those who don't work as hard. Co-author and psychologist Howard S. Friedman, Ph.D., of the University of California, said in an interview with the American Psychological Association (APA):9
" … [O]ur studies suggest that it is a society with more conscientious and goal-oriented citizens, well-integrated into their communities, that is likely to be important to health and long life. These changes involve slow, step-by-step alterations that unfold across many years. But so does health. For example, connecting with and helping others is more important than obsessing over a rigorous exercise program."

Being a Lifelong Learner Is Linked to Longevity

It's interesting that Denerley mentioned if he had one regret it would be not taking his studies seriously enough early on. He recommended getting an education early in life as a crucial point, and this, too, is correlated with a longer life.
People with a bachelor's degree or higher tend to live about nine years longer than people who don't graduate from high school, according to a U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC) National Center for Health Statistics report.10 This is likely, in part, because educated people may get better jobs, plan more for their future or lead healthier lifestyles. However, having a natural curiosity about life and a desire to keep learning likely also plays a role in the longevity connection.

There Is No Set Pattern for Why Some People Live to 100 and Beyond

Despite advances in science that have linked everything from eating more vegetables to the age your mother gave birth to you (younger being better) with a longer life, no one can lay out a set plan that will guarantee you'll live to 100. And the fact remains that centenarians and super centenarians (those who live to 110 and beyond) are a motley crew. According to Israeli physician Nir Barzilai of the Institute for Aging Research at Albert Einstein College of Medicine in New York:11
"There is no pattern. The usual recommendations for a healthy life — not smoking, not drinking, plenty of exercise, a well-balanced diet, keeping your weight down — they apply to us average people. But not to them. Centenarians are in a class of their own."
Based on years of data from studying centenarians, Barzilai reported that when analyzing the data from his particular pool of centenarians, at age 70:12
  • 37 percent were overweight
  • 8 percent were obese
  • 37 percent were smokers (for an average of 31 years)
  • 44 percent reported only moderate exercise
  • 20 percent never exercised at all
Despite this, Barzalai is quick to emphasize you should not disregard the importance of making healthy lifestyle choices, explaining:
"Today's changes in lifestyle do in fact contribute to whether someone dies at the age of 85 or before age 75. But in order to reach the age of 100, you need a special genetic make-up. These people age differently. Slower. They end up dying of the same diseases that we do — but 30 years later and usually quicker, without languishing for long periods."

'Keep Right on to the End of the Road'

What words of wisdom do centenarians have to offer to those with less life experience? "Time spent on reconnaissance is seldom wasted," Crozier said. "Be as independent as you can but don't be reluctant to ask for help when you think you need it." Harper has advice of her own, noting, "A good idea is to behave well to other people, show them respect and help them as much as you possibly can, and it will be repaid hundred-folds."
Denerley, too, has a motto for life, which he credited to Scottish comedian Sir Harry Lauder. It sums up, perhaps best of all, the attitude that's gotten him so far in life (especially when combined with his infectious smile), "Keep right on to the end of the road."
[+] Sources and References

viernes, 13 de enero de 2017

Dyon, asistente sexual de discapacitadas


Dyon en su casa de El Born (Barcelona) JORDI SOTERAS

Una embolia le cambió la vida, y por eso ahora su labor es dar placer sexual.
"Algunas discapacitadas han llegado a pagarme con poemas"
"Tenemos fases. Hay un 'café de expectativas'... marcamos los límites. Es cuando decide si desea penetración"


Dimitri abre los ojos y mira aquellos cuerpos, por primera vez, sin compasión. "Nunca". Lo hace con curiosidad. Queriendo descubrir una anatomía distinta, especial. Almas que desean ser tocadas por primera vez. Son María, Inmaculada, Carmen, Teresa... Ellas se han pasado media vida sin experimentar la caricia erótica de un hombre. Dimitri Zorzos, cuando ejerce Dyon Baco, es el primer asistente sexual de discapacitadas de España. Con 37 años, lleva desde el año 2011 aprendiendo para este puesto. Desvela su nombre real. Da la cara. "No tengo nada que esconder. Si tengo que mostrarme y luchar por esta causa, lo haré". Lo hace por normalizar la figura del asistente sexual. De su trabajo. Dimitri es hombre de mirada abierta. De apenas parpadear.
Dimitri nació en Atenas en 1979. "A los 15 años mi vida cambió. Leí el reportaje de una asistenta sexual en Francia y me dije, "si fuera mujer lo haría". Y me quedé con la idea desde entonces". Muchas cosas cambiaron en su vida. Su familia tenía una imprenta y a eso se dedicó durante un tiempo. Así, entre planchas y tinta, decidió que nada de eso era lo suyo. "Fui detrás de una chica que vivía en Barcelona. Esa fue la excusa para dejarlo todo y cambiar".
Lo que hizo después fue cambiar vidas. Un testimonio. La primera experiencia con una discapacitada fue así. Lo cuenta ella:
"Llego. Me bajan del tren con la plataforma para sillas de ruedas y, como siempre, alucinan cuando les digo que no me espera nadie y que me voy para el metro. Estoy muy muy nerviosa. Tengo una sesión con Dyon. No tengo claro en qué va a consistir, aunque parece que mi cuerpo intuye algo... o quizá sólo incertidumbre. Contacté con él hace año y medio a través de una mujer a la que acudí en busca de asistentes sexuales para personas con discapacidad. Ella me dijo que no conocía a ninguno -sí a asistentes mujeres- pero me dio el Facebook de Dyon..."
-¿Necesitas ayuda para desvestirte? -me preguntó.
-No.
-Ok, pues toma este pareo para ponerte luego.
-¿Me dejo la braguita o algo?
-No -me dice su voz y mirada dulce, y sale de la habitación...
"Me pregunta si he tenido relaciones sexuales y me indica brevemente que cualquier cosa que me incomode, se lo diga... Mantén los ojos cerrados. Comenzamos. Respiramos... No es una herramienta para mí. Y me indica que me tumbe. Masaje boca arriba, boca abajo... El pareo iba y venía... Con el aceite al fin silencio. Sensaciones. Placer. Y me dejo llevar. Abro los ojos, comienzo a acariciarle. Tanteando. Tímida a la vez que atrevida. Sin pensar. Sólo sintiendo. Poco después llega el masaje genital... Jamás había experimentado algo así. Y nos envuelve el respeto. Nos sobrepasa... De repente otro "cierra los ojos". Suspiro. Me acuna la paz. Nos sentamos y él me habla. Yo apenas puedo articular. Me dice que tengo suerte de poder disfrutar así de la sexualidad porque mucha gente sin "discapacidad" no puede. Me dice que soy bella. Me dice que tengo una parte muy primitiva. Lo noto y me noto con una alegría desbordante. Estoy eufórica. No recuerdo semejante descarga de endorfinas. Mi silla corre y corre por la gran ciudad. Y yo lloro y lloro por la gran ciudad".
Este es el relato de la primera vez que Dyon/Dimitri cambió la vida de una chica discapacitada. En sus propias palabras. Ocurrió en 2010. Para ella fue volver a sentir. O sentir por vez primera. Un descubrimiento. Lo fue también para el propio Dimitri en todos los sentidos. De eso se trata esto, de sentir. Él llegó a la Ciudad Condal en 2004. "A buscarme la vida, aprender el idioma, ni siquiera me quedé con quien vine a buscar. Ella se asustó. Tenía ahorros y seguí". Fue cocinero en un par de locales, uno de ellos llamado La Llorona, hasta mayo de 2006. Ese mismo año pasó a trabajar en Citibank. "Como especialista en prevención de fraudes de tarjetas de crédito. Hasta eso hice", cuenta al reportero. Todo iba en una dirección. Hasta que le ocurrió una tragedia. De esas aleccionadoras.
-¿Qué sucedió?
-En un momento en 2007, me dio una embolia, en el hemisferio derecho del cerebro. La mitad del cuerpo, mi lado izquierdo, se quedó paralizado. Perdí el control del movimiento. Me convertí en hemipléjico.
-¿Cuánto tiempo?
-Por dos meses.
-¿Aprendió?
-Conocí la frustración. Lo fácil que es perderlo todo. Ni siquiera beber agua. No tenía equilibrio. Tuve que reeducarme de cero.
-Convivió con otros discapacitados. ¿Fue su primera relación cercana con ellos? ¿conocer su carencia de sexo?
-En mi barrio había un hombre que tenía discapacidad. Pero me sorprendía que le trataban como a un niño. Yo lo veía como adulto. Le habían salido hasta canas y le trataban como si fuera pequeño. Me era incomprensible.
-A los 15 años leyó un escrito que descubrió su vocación...
-Era un texto sobre una asistenta sexual francesa que lo hacía para pagar sus estudios. Me emocionó. Decía que no era sólo una prueba para los que piden el servicio, también ella descubría, con cuerpos diferentes, otras sensibilidades... Supe que lo que hacemos traspasa los límites del derecho humano.
Un año después de que Crónica realizara la entrevista con Montse Neira, la primera asistente sexual de discapacitados en España, en 2010, Dimitri se unió a un equipo que quería crear un grupo que siguiera los pasos de la precursora de esta clase de servicios. "Lo lideraba la sexóloga argentina Silvina Peirano, así comencé. Había varias chicas. Pero yo fui el primer hombre de ese grupo, después llegaron otros que se unían y lo dejaban. No es nada sencillo". Así nació Dyon Baco, su alter ego.
Con ese pseudónimo, no con su nombre real, aparece en el magnífico documental Jo també vull sexe!, del programa Sense Ficció de TV3, estrenado semanas atrás y firmado por Montse Armengou y Ricard Belis, sobre la realidad de este tipo de asistencia en nuestro país. En este aparece Inmaculada Hernández. En silla de ruedas. Luce una camiseta en la que se lee Rock Chic. Tiene el pelo rubio, corto, está radiante. Recorren el viaje en tren con ella hasta que se encuentra con Dyon. Su llegada al hotel. Él besándole los pies. Cargándola y ella acurrucada en su hombro. Más besos. Ahora en la boca.
"Esto es como cuando vas al médico para que te arregle la boca. Pagas. Yo tengo que pagar para que toquen mi cuerpo. Le pago a alguien que me lo toca de maravilla", dice a cámara Inmaculada. "Con 40 años me pagaron un gigoló mis amigos y no tiene nada que ver. Te folla, se viste y se va. Es distinto", lo dice orgullosa de su decisión. Del cambio que significó la llegada de Dimitri en su vida.
Para el griego también lo fue. Completa la historia, lo que no se ve en pantalla. "Lleva tiempo esa transformación. La tenías que ver antes. La primera vez me asusté mucho. Ella llevaba el pelo gris. Ella era muy gris. Sin color. Me ha dicho que sus informes médicos incluso han mejorado. En una revisión, el doctor, tras comenzar los acompañamientos, le quitó tres fármacos. Ella no podía aguantar las lágrimas".
"¡Tengo ganas de vivir!", soltó Inmaculada, quien padece una parálisis cerebral de nacimiento. Ya en los 50, ella vive en una residencia sola, en Girona. "Ella misma consigue un hotel, casi siempre al lado de la estación de tren donde nos encontramos. Es parte de todo lo que aprenden. A ser independientes, a currárselo", comenta Dyon. "El paso siguiente es que aprendan a enamorar y que se quieran".
-¿Hay un proceso definido entonces?
-Tenemos fases. Hay un café de expectativas. Donde conversamos, nos conocemos, marcamos los límites. Es el momento en que se decide si, por ejemplo, desea una penetración. Y el otro dice sí o no. Así el día del encuentro lo tenemos pactado. Conversamos y dejamos claro que esto no es para enamorarse. Esto se hace muy detenidamente. Buscamos que tenga la misma seriedad que con un psicólogo o con un fisioterapeuta. La idea es que podemos tratar su sexualidad. Lo que en la práctica les da la libertad. Ellas, la mayoría de las veces, sólo quieren que las traten como adultos.
Para Dimitri Zorzos todo ha sido un largo proceso también hasta volcarse en exclusiva a asistente sexual. Después de la parálisis, se dedicó al masaje tántrico. Ha sido camarero, guía en excursiones turísticas, hasta conductor de bicitaxis... Ha ido y vuelto entre Barcelona y Santorini, la isla donde nacieron sus padres, hasta decidirse a radicar en España. "Ahora con un proyecto relacionado con la asistencia sexual terapeútica en Valencia también". Se muda allí para llevar a cabo un nuevo proyecto: Sexualidad Funcional, donde -entre otras cosas- va a contar sus experiencias y preparar a otros asistentes.
Su caso pone sobre la mesa la asistencia sexual. Ya se ha avanzado en el terreno masculino. Menos en el femenino. Y eso que las mujeres son el 60% de la población con discapacidad en España, que se estima en casi cuatro millones, según el Observatorio Estatal de la Discapacidad. Por ende, son 2,4 millones. "No hay datos oficiales de cuántas de ellas requieren este servicio porque es imposible saber cuántas pueden necesitar asistencia sexual", aseguran fuentes del sector de la discapacidad. Lo cierto es que se puede hablar de decenas de miles. Dimitri aspira a que cualquiera de ellas pueda acceder a su ayuda. Y deja claro: "Yo no soy un gigoló, soy un trabajador sexual".
-¿Cuánto cobra?
-Son 75 euros. Cierto tipo de experiencias más extensas pueden alcanzar los 200. Pero dada la situación económica y si no tienen capacidad financiera, puedo aceptar que me paguen una parte en metálico y otra con un intercambio. Ellas pueden pensar y ser creativas. Sé que es una necesidad. Y yo soy muy comprensivo. Han llegado a pagarme con poemas.
Como éste: "Aguas extensas y verdes/ Dos más dos son cuatro./ Uno más uno son dos./ Me he hecho una mujer en tu gran océano donde nado libre y amorosamente./ He crecido por nacer en tus aguas donde juego y vivo un recreo feliz./ Mi Farol, mi puerto, mi cobijo./ Mis momentos de reír./ Hay motivos para loas./ Yo siempre era un café./ Ahora que me has endulzado, creo tener un por qué...".
En total, unos ocho servicios al mes. Completa sus ingresos con terapias, masajes y talleres. "No se puede vivir solamente de los acompañamientos. A los acompañantes que formo procuro enseñarles que tengan otras fuentes de ingreso. No queremos que sea así para no crear dependencia económica".
-¿Corta alguna vez la relación con sus clientas?
-Cuando siento que están intentando ligar conmigo. Trato por eso de que los acompañamientos sean espaciados. No más de dos veces al mes.
-¿El peor momento?
-Me pasó con una chavala que era joven: 28 años. No tenía experiencias. Quería encuentros cada vez más a menudo. Le dije que a lo mejor necesitaba otro acompañante... Ella se lo tomó mal. Me tiró los billetes en la cara como diciéndome "esto es lo único que te interesa". Me afectó mucho.
-¿Alguna vez ha fallado en su misión amatoria? Puede ser muy hiriente...
-No todo es penetración. Sabemos que el miembro tiene vida propia. Pero hay más factores. Y no todo es la genitalidad. Aunque con mi experiencia, con disciplina tántrica, puedo mantener la erección con control mental, no intento hacerlo así mucho. Quiero que salga naturalmente. Lo otro sería mentir.
-¿Se ha sentido encandilado por alguien siendo asistente sexual?
-Hay una persona. Es un caso diferente. En la mayoría de los casos, yo enseño, descubro la sexualidad de ellas. Esta es una mujer bellísima e interesante de unos 40 ahora. Padece una enfermedad degenerativa. Ella ha vivido una vida normal, ha tenido relaciones. Puede hoy ir a una disco y ligar sin problema. Va perdiendo el movimiento y el habla, pero sigue siendo muy atractiva. Y me ha elegido a mí para su proceso. "Hasta que la muerte nos separe", me ha dicho.
[Dimitri hace una pausa. Parece tragar saliva. Comenta que ya hay dos o tres parejas constituidas entre asistentes sexuales y quienes requerían sus servicios. Hay un matrimonio incluso].
-¿Se ha podido enamorar de ella?
-Sí.